Wednesday, June 17, 2015

Los gallos, su obra y Eldis Rodríguez-Báez

Por Pedro Pablo Pérez Santiesteban


 
El mundo del color y las formas, es un sitio que me apasiona tanto como las letras, o el teatro, y precisamente fue allí, en la antesala-galería de un teatro, donde tuve mi encuentro visual con la obra plástica de Eldis Rodríguez, al exhibirse su exposición: “Picos y espuelas”, cuyo tema son los gallos, ese animal que cobijó a mi infancia y despertó mis mañanas, allá por el lejano oriente de la Isla de Cuba. Quienes me conocen saben, que algunos cuadros cuelgan en la sala de mi casa con la imagen imponente de los gallos.

Fue por esa razón que me di a la tarea de localizar a este talento cubano, y fue a través del no menos talentoso poeta y cantautor Nelson Jiménez, que logré contactarlo. Una vez hechas las presentaciones comencé a preguntarle a Rodríguez, para satisfacer mi curiosidad sobre esta exposición que se presenta en Artefactus Cultural Project de Miami (12302 SW 133 CT. Miami, FL 33186. Teléfono: 786-704.5715), hasta el día 31 de julio…

Háblame un poco por esta inclinación a la figura del “gallo” y sobre esta exposición “Picos y espuelas”…

El gallo es una figura que está ligada a mi infancia. Soy de un pueblo de campo muy cerca de La Habana y desde niño mi abuelo criaba animales en el patio de la casa. Me identifico con estos animales fundamentalmente por su color y gallardía, además de todo lo que representan para nuestra cultura. Es símbolo de la amistad. Esta es mi primera exposición en Miami, que es como estar en Cuba en muchos sentidos y quise abrirme las puertas con algo que nos llegara a todos muy de cerca. ¿Qué mejor que un gallo?

Desde el punto de vista técnico utilizo distintos recursos, no me quedo solo con el uso del acrílico sobre lienzo. Les echo manos a periódicos viejos, una de las piezas de esta exposición tiene un gallo cuyas plumas están hechas con papel de diario rasgado. Hay otra que se vendió la misma noche de inauguración donde las plumas fueron hechas con retazos de telas. En muchos otros cuadros combino el acrílico con la tinta. He encontrado en la técnica mixta un medio verdaderamente enriquecedor y sin límites.

Desde el punto de vista conceptual tomé al gallo que también simboliza la masculinidad y lo contextualicé en situaciones sutilmente homosexuales. Hay varios cuadros en los que aparecen dos gallos que no están precisamente peleando como lo harían de manera natural. En otros casos quise recrear imágenes de mi niñez donde recuerdo al gallo caminando por campos rodeados de palmas, o en los brazos de una guajira. Otros a la espera del amanecer, listos para cantarle a los primeros rayos del sol. Los que vivimos en ciudades cuantas veces no hemos extrañado el cantío de un gallo en la mañana. Creo que con esta exposición he aniquilado algunas de mis nostalgias.
 

Puedo observar en tu pintura el uso de colores fuertes y contrastantes, ¿a qué se debe?

Me gustan los colores fuertes. En muy raras ocasiones me he inclinado solo por el uso del blanco y negro. Mi vida está llena de colores y de esa manera quiero también colorear mi obra. Me apasiona el rojo y el naranja; no me puede faltar el amarillo que es mi color favorito, me energiza. No concibo la vida sin colores. Me he visto influenciado por distintos pintores que también hacen uso de colores vibrantes, por solo mencionar algunos me vienen a la cabeza Gustav Klimt y Vincent Van Gogh; entre los cubanos Servando Cabrera es uno de mis favoritos. También Carlos Enrique. Creo que de alguna manera tengo un poco de todos ellos. Siempre hay que recurrir a los grandes maestros y aprender de ellos, son la mejor escuela.

Cuando Eldis me habló sobre su cercanía con el gallo desde su infancia, quise saber si esta vocación por la pintura le llega por tendencia familiar: ¿Hay alguien en tu familia de quien heredes esta afición por las artes?

Si te digo que sí te mentiría, en mi familia no hay artistas. Yo salí no sé de dónde. Mi padre es árbitro de baseball y mi madre ama de casa. Así que eso de la pintura me viene por obra y gracia del Señor.

¿Y cuándo comienzas a interesarte por la pintura?

Mi interés por la pintura nace desde que era niño. Al principio fue de manera ingenua y después descubrí que podía pasar horas pintando y disfrutar lo que hacía. En la actualidad pintar es una necesidad vital. Cuando por cualquier motivo  me alejo de los pinceles y no canalizo mis ideas, estas se pueden convertir en una verdadera pesadilla. Dejo de dormir y ando ansioso. Solo cuando me vuelco de nuevo a la creación artística logro el equilibrio emocional que he perdido.

¿Consideras que la pintura es un medio que te permite expresar tu identidad?

Evidentemente todos los artistas cuando nos entregamos a una obra la condimentamos con mucho de nosotros mismos. En mayor o menor medida cada cuadro que pinto habla de mí, ya sea por una vivencia o sencillamente por alguna imagen o hecho que me conmovió, pero todos revelan algo que me identifica. No puedo hacer nada que no me apasione. Rechazo los encargos si no me tocan el alma y claro, a veces pierdo dinero, pero lo que no me da cosquillas en el corazón no me fluye por las manos.

Este joven artista anda siempre surcando los caminos nuevos, explorando otros modos de expresión que sin dudas enriquecen a su obra pictórica, por eso era importante conocer  que planes inmediatos se ha trazado el pintor…

Todavía me quedan muchos gallos por pintar, no es un tema que se me haya agotado, tengo material para otro “Picos y Espuelas”. Pero hay una idea en la que estoy trabajando ahora mismo; es una colección que hace rato quiero hacer.  Antes de salir de Cuba de manera definitiva trabajé en radio. Dirigía y producía el único programa de música anglófona que se transmitía en toda la isla. La música es otra de mis pasiones y a través de ella y de mi etapa en la radio aprendí a apreciar a grandes cantantes americanas e inglesas. Entonces decidí dedicarme a disfrutar también de las grandes cantantes cubanas, que no son pocas. En el club “Hoy como Ayer” de Miami he podido deleitarme con la sabrosura de Albita, de Malena Burke y de Lucrecia. Lamentablemente hay otras que la historia me robó y solo con el exilio pude acercarme a ellas, en algunos casos fue tarde para disfrutarlas en vivo. Me siento en deuda eterna con Celia Cruz. Por eso estoy trabajando en una nueva colección donde pinto a mis cantantes cubanas favoritas, es mi manera de rendirle tributo a las que se fueron y a las que están, a las que siguen en la isla y a las que se han ido a cualquier parte del mundo. Todas con el mismo denominador común, viajaron de mis oídos hasta el mismísimo centro de mi corazón. Ya tengo hecho algunos bocetos y estoy afinando algunos detalles. Ojalá pueda regresar de nuevo a Miami con esta colección.
Eldis en la exposición
Y con el augurio de los mayores éxitos, y esperando su próxima puesta en la ciudad de Miami, me despido por el momento de este artista plástico que lleva sus raíces, cubanía y creatividad a sus pinturas…

 

 
Eldis Rodríguez Báez (1970, Cuba)  es graduado de la facultad Lenguas Extranjeras  de la Universidad de la Habana (1992). Tanto su niñez, como su juventud y buena parte de la adultez transcurrieron en su natal Cuba. Antes de llegar a los Estados Unidos vivió casi una década en Chile, donde se alimentó artísticamente de las más diversas formas y tendencias del arte sudamericano.

Sus trabajos son parte de colecciones privadas en Estados Unidos, Argentina, Canadá, España, Suiza, Cuba, Chile y Perú.

Recientemente dos de sus obras  “Las Vacas Locas” y “Soledad” fueron seleccionadas entre los ganadores de la competencia anual de técnica mixta INCITE 3, a cargo de CreateMixedMedia.com y North Light Books. Ambos trabajos aparecerán en el catálogo Incite 3 The Art of Storytelling en el otoño de 2015. Dos de sus pinturas han sido portada de dos libros del novelista Americano Troy Davis.

Entre sus más recientes exhibiciones personales se encuentran “Picos y Espuelas”, en Artefactos Cultural Project en Miami, Florida. En la ciudad de Cleveland, Ohio:   “The Languaje of Mixed Media” en Christopher-Amira Studio y “Havana Colors” en Negative Space Gallery. También ha participado en Ferias de arte en el centro cultural 78th Street Studios también en Cleveland, Ohio. Es válido destacar que Sr. Rodriguez-Baez  dedico su  primera exhibición personal en Cleveland  “Havanacolors.com” para recaudar fondos para la organización sin fines de lucro “Change of Direction” que tiene como objetivo ayudar a niños en riesgo social.

Su más reciente exhibición colectiva tuvo lugar en marzo de 2015 durante “Ohio Latin Americanist Conference, en Case Western Reserve University, también en Cleveland, Ohio.

 

 

 

No comments:

Post a Comment