Tuesday, November 29, 2016

Las damas libres según Shona González


Por Omar Pérez Santiago

 


Mi querida amiga Sonia González me envío hace unos días una copia amarillenta de una vieja invitación a la presentación de su primera novela que ella publicó hace 27 años.

¡Cómo pasan los años! pensé. La presentación ocurrió hace 27 años.

Casi un tercio de siglo.

Efectivamente, hace 27 años presenté la primera novela de Shona González, titulada La generación perdida de Paz Rodríguez en Malmö, una ciudad, según recuerdo, una ciudad de un agresivo y helado viento que no suelta, una sureña ciudad de Suecia.

La novela trata sobre una joven muchacha chilena que luchó, amó, participaba de trabajos voluntarios, sufrió, viajó, conoció países y regiones de modo profundo.

Recuerdo haber escuchado entonces que alguien dijo que esa generación de Paz Rodríguez, cuando llegarían a ser abuelos, seguirían luchando y marchando con sus pancartas y letreros. Entonces me dio risa. Pero, así ha ocurrido, estas son las abuelas que salen a la calle y marchan por pensiones más justas o dignas.
 
Ahora viajo hasta Valparaíso para presentar su nueva novela, El Club de las Brujas. Sexo y humor,editada este año en Estados Unidos.

Esta novela El Club de las Brujas. Sexo y humor de Sonia González, trata sobre 4 amigas, Sofía, Paula, Teresa e Isabel, que fundaron El club de las brujas a los 16 años y prometen amistad “hasta que la muerte las separe”.

La novela empieza cuando van a enterrar a una de ellas, Isabel a los 65 años. Sus cenizas son tiradas al mar mientras escuchan Imagine de John Lennon, esa canción-himno de aquellos optimistas de un ideal de un mundo mejor. En ese mismo momento inicial de la novela las mujeres se enteran que Isabel ha dejado escrita un libro sobre historias de mujeres. Y ellas deciden juntarse a leer el libro y sus historias.

Así pues, la novela trata sobre historias de mujeres que viajan, pasean y aman en islas Griegas, en las playas de Varadero, de España o en la ciudad de Lima. Cuando empecé a leer la novela estaba terminando de leer el libro del filósofo alemán, WilhemSchimdt titulado Sosiego, el arte de envejecer. Sobre la ligereza del ser. El secreto de la felicidad.

Y sus recomendaciones para vivir la felicidad son prácticas:

1. Sonríe mucho

2. Relaciónate con amigos y amigas.

3. Desarrolla la vida sexual.

Dice Schimdt que todo consiste en cosas básicas:

Tomar café, pero un buen café.

O una copa de vino blanco, pero ojalá el mejor vino posible.

Viajar.

Recordar.

El placer del recuerdo, dejarse arrastrar por una canción de Carole King o de Phill Collins.

El placer de conversar, el placer de escribir.
 

De recordar, lo que significa mejorar el pasado a través de una reconstrucción más sabía de la vida, que sólo la da el paso del tiempo.

Y el placer del sexo sin ansiedad, sin miedos. Estas mujeres saben muy bien lo que les gusta y lo que les divierte en asuntos de cama.

Eso hacen estas mujeres en esta novela de Shona González, viven la vida plenamente. Tienen tiempo, tienen mucho tiempo.

La mayor revolución de la humanidad, desde hace casi un siglo, ha sido la revolución de la longevidad. Ahora la gente ha empezado a vivir muchos años más. Antes uno crecía, se casaba, tenía hijos y nietos y luego uno esperaba la muerte. Todo se acababa. Moríamos. Mayoritariamente vivíamos una sola vida.

Ahora las mujeres han empezado a vivir varias vidas.

Las mujeres después que son abuelas tienen como treinta años más, para vivir varias vidas plenamente. Sorprendente.

Después de cumplir sus tareas, tiene 30 años más para vivir, y la mayoría de las veces con claridad mental, con salud física y con sorprendente belleza.

Por eso es que la principal preocupación de estas mujeres no es la muerte.

No van a morir aún.

Su principal ansia es la necesidad de cuidarse para vivir 30 años más con calidad de vida, con plenitud.

“Mientras tenga salud y mi mente funcione”, como dice Sofía, uno de los personajes de esta novela.

Esas son las preocupaciones de estas señoras de la novela, vivir una linda vida, plena y sana. Por eso, estas señorasson gourmet, por eso les gusta tomar buen vino, y prefieren un ceviche peruano bien preparado. Quieren vivir una vida sana.

Y muchas de las preocupaciones de estas mujeres es la fragmentación terrible de la actual sociedad. No es sólo que los ricos van con los ricos, los pobres con los pobres, y los más o menos con otros más o menos.

Es la fragmentación etaria, donde los viejos van con los viejos y los jóvenes con los jóvenes y los de mediana edad con los de mediana edad. Me refiero a la falta de preocupación de sus hijas e hijos, muy preocupados de vivir sus propias vidas, de enfrentar la dureza de la vida actual, de llevar e ir a buscar a sus hijos al jardín y a la escuela, pues ellos ya no confían que el transporte público les traerá a sus hijos con vida. O son sus hijos e hijas apanicados por las enfermedades que les puedan atacar a sus hijos, pues la atención sanitaria pública es muy mala.

O la despreocupación de sus nietos y nietas, más agachados sobre sus iPhone, más preocupados de sus selfies y sus me gusta, me gusta del Facebook, que de saber realmente que piensa y que siente la abuela.

Desde esa primera novela de Paz Rodríguez hasta esta novela del Club de las brujas hay cosas muy en común. Son mujeres que han hecho sus vidas desde jóvenes sin temor a enfrentar los prejuicios, muchas veces enfrentadas a esas pesadillas, pues son mujeres libres, cuerdas, luchadoras, amorosas.
 
Hoy las llamadas mujeres Millenium, las que tienen menos de 30 años, según las estadísticas, son en su gran mayoría, en un 60 o 70 % , mujeres que están en el mundo laboral, tienen sus ingresos, no dependen de un hombre, son independientes y no se hacen problemas por eso.

Esas jóvenes mujeres Millenium de hoy, sin embargo, les deben mucho a las damas de este libro de El Club de la Brujas, pues son estas abuelas las que dieron la pelea por los derechos de las mujeres desde los años 60, cuando esas abuelas eran muy niñas.

Ahora hay aquí en la región, en Viña y en Valparaíso, nuevas editoriales, varias de ellas gestionadas por jóvenes mujeres Millenium. Y se me ocurre que no es mala idea reeditar estos libros, sobre el transcurso de las vidas de las mujeres. Para que se encuentre disponible, al menos, como un aporte en contra de la fragmentación etaria que vivimos. Como un aporte a la literatura femenina. Para que las nuevas generaciones, las nietas de estas abuelas, reconozcan y aprendan y se sientan más orgullosas de su pasado.

Desde Paz Rodríguez, la chica de la primera novela de Shona González, hasta las damas de El Club de las brujas, trata de mujeres que fueron capaces de enfrentar los dogmas y las murallas.

No soy experto en literatura fémina. Pero sé que la literatura femenina no tiene muchos años en Chile. Algunos dicen que Mercedes Valdivieso y su novela La Brecha publicada por Zig-Zag en 1961, es la primera novela feminista en Latinoamérica. Se trata de una mujer que decide separarse. El asunto más escandaloso para los hombres de entonces, no fue que la protagonista de la novela desease separarse. El principal problema es que es esa mujer no sufría por eso. Encontraba un liberación separarse.

Y ya en esta novela de Shonia González las mujeres no tienen complejos, viajan, aman y recuerdan. Estas damas son libres y están dispuestas a hacer lo que les gusta por treinta años más.

 

Sunday, November 20, 2016

Exitosas ventas de Publicaciones Entre Líneas en la Feria Internacional del Libro de Miami, 2016…


Llega a su fin la Feria Internacional del libro de Miami, 2016. Acompañado de un excelente clima se desarrolló el “Street Fair” los días 18, 19 y 20 del mes de noviembre.
Para Publicaciones Entre Líneas resultó un éxito rotundo al superar las ventas de la Feria de 2015, pero ante todo, por el clima de fraternidad que se desarrolló entre todos los escritores que visitaron nuestro stand durante esos tres días, y por supuesto, por el apoyo del público que asistió a comprar nuestros libros.

Al colectivo de nuestra casa editorial, solo nos queda dar con signos de admiración y en mayúsculas las ¡GRACIAS! a todos los que hicieron posible el éxito de este magno evento literario…

Los títulos de nuestros autores que se vendieron este año en nuestro stand, fueron:

Alejandro Dumas. Sus colecciones bibliográficas, Manuel Galguera.

Cascada de amor para ti, Minerva Álvarez.

Claroscuro, Yadil Rodríguez.

Claudia, Gioconda Carralero Dominicis.

Cuentos para no dormir, Rosario Solares.

De amor y algo más, Miriam Cairo-Guillén.

Dolores. Mujer y Leyenda, Margarita Polo.

El amor no es como lo pintan, es como se escribe, Oscar Arenas.

El isleño, Mario Miguel Rosales Junco.

El club de brujas. Sexo y humor, Shona González.

Érase una vez, Orestes Pérez.

El mágico viaje de Anita, Mercedes Eleine González.

Ernest Hemingway y los muchachos del barrio, Alfredo A. Ballester.

José Martí. Maestro Mazón, Gustavo Pardo.

Los vientos del sur, Pedro Pablo Pérez Santiesteban.

La virginidad de los recuerdos, Pedro Pablo Pérez Santiesteban.

La guajira cubana, Zenaida Victoria Hernández.

La sangre llama (2da edición), Rolando Lorié.

Mis vacaciones de sol y mar, María Josefa Reyes Hidalgo.

Memorias de Abecedario (2da edición), Alfredo A. Ballester.

Tonycuentacuentos 2, José A. Pérez.

Todos somos uno, Katty de Armas.

Un bolero con la mujer que amo, Jorge Agustín Rodríguez.

Viaje de ida, Carmen Teresa Leiva de Armas.

Viajando al sur buscando el norte, Miriam Cairo-Guillén.

 

Felicitamos a todos los autores y en especial a Mercedes Eleine González, por su libro El mágico viaje de Anita, al resultar el libro más vendido.