Wednesday, April 13, 2016

Nota para que tengas un libro... que debías tener

Por Sergio Garcia Zamora


Desde que leí Mi amigo Nicolás, de Margarita Polo, he lamentado no haber conocido a Guillén. Otra vez Publicaciones Entre Líneas pone al alcance de sus lectores un libro que funge como completamiento de la visión entorno al Poeta Nacional; un libro necesario por la dimensión humana que nos devela. Aunque debo aclarar que Margarita no roba terrenos al biógrafo, sino que crea un nuevo espacio: el relato de vida entrañable. En ese aspecto, la autora ha saldado honradamente sus deudas de antemano cuando nos declara que el proyecto le fue sugerido por nada menos que el propio Ángel Augier. La Polo no pretende componer una obra biográfica en el sentido estricto del término, sino el testimonio de una «amistad amorosa».
 
Me atrae que esa relación entre la periodista y el poeta, haya comenzado con una entrevista frustrada en su inicio; que el encuentro haya sido un desencuentro. Luego la autora desovillará en cada capítulo un rosario de anécdotas que siempre terminan por atraparnos, dígase por ejemplo: «Cien años son un relámpago», «Un día en la tierra natal» y «En un hondo silencio», que son de los que prefiero. En este sentido, el estilo de Margarita Polo resulta fundamental, esa imitación del coloquio, de la conversación más enjundiosa, ayuda a la autenticidad de lo narrado. Celebro el acopio de historia de vida que pude sintetizar en unas líneas, y enseguida saltar, o mejor, hilvanar otras anécdotas hasta la fecha inéditas para todos.

También es este un libro para jóvenes, o para todo espíritu joven. Ellos lo entenderán a cabalidad. Ha sido una marcada intención de la testimoniante lograr ese significado, esa caladura en los lectores, puesto que la poesía de Guillen contiene tal juventud y ella lo ha visto, lo ha vivido. Celebro y agradezco a Margarita por regalarnos un Nicolás Guillén que en su dimensión humana nos reconcilia.
 
Sergio García Zamora (Cuba, 1986)
Joven poeta de la llamada Generación Cero. Graduado de Filología por la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas. Autor de los títulos: Autorretrato sin abejas, El afilador de tijeras, Tiempo de siega, Poda, El Valle de Acor, Día mambí, Caballería insurrecta, La borrasca, La violencia de las horas, Libro del amor feliz, Las espléndidas ciudades y Pabellón de caza. Ganador en su país de diversos premios de poesía: Eliseo Diego, Regino Boti, Fundación de la Ciudad de Fernandina de Jagua, Emilio Ballagas, Manuel Navarro Luna, Fundación de la Ciudad de Santa Clara, José Jacinto Milanés, Digdora Alonso y Calendario. Uno de los seis escritores que integran la antología Bojeo a la isla infinita publicada por nuestra editorial. Ganador del Premio de Literatura en Español “Carmenluisa Pinto 2013”, en el género de Poesía, y ganador del Premio Internacional de Poesía Rubén Dario 2016.